Master Class – Spain

OBJETIVOS:

En mi asidua actividad didáctica he observado que de forma generalizada, entre los jóvenes pianistas -incluso entre los no tan jóvenes- reiteradamente se me presentan comunes contrariedades. Sin duda me resulta más complicado corregir vicios que iniciar desde un nivel “0”. Cualquier hábito, independientemente sea positivo o negativo, cuanto más lo repetimos, más lo asimilamos. Por esta razón considero que un alumno mientras más años trabaje de manera torcida cualquier aspecto musical o pianístico más difícil será enderezarlo.
Este encuentro de trabajo y convivencia en El Gastor pretende exponer dichos obstáculos (de los cuales algunos de ellos desarrollo a continuación) y proponer de manera precisa y determinada diversas soluciones para cada uno de ellos.

el MÉTODO

Uno de los síntomas más revelantes de la carencia de una metodología en el aprendizaje de una partitura es cuando el proceso de trabajo dura excesivamente. Independientemente de la dificultad del texto musical, desde el primer momento en el que el discípulo se enfrenta a una nueva obra hasta que logra interpretarla de memoria con un nivel medianamente decente de acuerdo a sus posibilidades, si el proceso de asimilación de la pieza es superior como mínimo a una semana, defiendo que estamos ante una notable carencia de método táctico en nuestro trabajo. Es esencial transitar por una serie de pasos que trazarán la senda de un óptimo aprendizaje que nos ahorre tiempo y nos proporcione rápidos resultados para una vez superados los obstáculos pasar a otras dificultades preeminentes.

la MEMORIA

Asimismo uno de los factores fundamentales a trabajar de cualquier músico es la memoria. Es bien sabido que el solista, para interpretar lo mejor posible su papel a priori debe haber memorizado el material y solo después de haber digerido interiormente hasta el más mínimo detalle del texto se sentirá plenamente capacitado para afrontar el reto de la interpretación. El trabajo de la memorización para los músicos es un paso trascendental y al mismo tiempo fácil y elemental si seguimos las pautas apropiadas que yo propongo. Sin embargo, como frecuentemente sucede, si no hacemos bien a priori este trabajo, a posteriori se convierte en un verdadero problema difícil de resolver y que agravia a su vez otras dificultades.

la TÉCNICA

Para cualquier músico uno de los fundamentos más cardinales es la capacidad de solvencia ante cualquier dificultad técnica. Desgraciadamente en los Conservatorios españoles la técnica casi no se trabaja y mucho menos separadamente del repertorio. En la mayoría de los sistemas educativos de los países del este (donde desde mi punto de vista el sistema educativo musical es mucho mejor del nuestro y del que deberíamos tomar como modelo para mejorar el nuestro), en los cursos correspondientes a nuestros grados elemental y medio, existen disciplinas ligadas a la especialidad de cada instrumento que se ocupan exclusivamente de este aspecto, de modo que desde que el alumno asciende al grado superior obviamente no presenta insuficiencia alguna en este campo. Como paralelismo diría que los futbolistas para estar en forma no sólo juegan sus partidos, sino que además van al gimnasio, corren, trabajan su respiración… para nosotros los músicos idem de lo mismo, necesitamos continuamente trabajar –aparte de nuestro programa- ejercicios “no musicales” que nos ayudan a estar en forma.

la INTERPRETACIÓN

Si iniciamos a querer profundizar sobre aspectos de expresividad, estética musical e interpretación, sin tener claro antes cuál es el proceso de trabajo oportuno para enfrentarnos a la nueva obra, sin antes haber adaptado nuestro método de acuerdo a la naturaleza de la partitura, sin antes no entender de qué manera eficiente y rápida podemos memorizar el texto y si paralelamente a la obra no estudiamos determinados aspectos técnicos, nuestro trabajo se derrumbará como una casa sin cimientos.
Simplificando: mi objetivo general en este encuentro es que mi alumno aprenda a estudiar de manera eficiente o en el mejor de los casos que mejore su sistema de estudio.